Los padres de Gabriel confirman que la camiseta hallada pertenece a su hijo