Día contra el acoso escolar: ya no hay chivatos, hay valientes