La protesta antitaurina llega hasta Perú