La paliza mortal que le dieron a la periodista Marinova le dejó el rosto irreconocible