El huracán Florence en EEUU: Una treintena de muertos y una ciudad anegada