Una familia con niños pequeños, los autores de los atentados en Indonesia