El autor del tiroteo de Florida se enfadó porque había perdido una partida