Un policía blanco condenado por asesinar a un joven negro en Dallas se enfrenta a cadena perpetua