El atacante de Bélgica había salido de la cárcel 24 horas antes por robo y narcotráfico