Temperaturas extremas: 70 grados de diferencia entre Estados Unidos y Australia