El asesino de Orlando era un asiduo al local gay ‘Pulse’