Donald Trump hace oídos sordos al debate sobre las armas en Estados Unidos