Sonrientes y tranquilos, los terroristas justo antes del atentado de Cambrils