Letizia y Sofía, cuando las reinas mostraban admiración mutua