La estación de Sants, el cierre a una jornada repleta de protestas en Cataluña