Una veintena de muertos en lo que va de invierno por gripe, pero lo peor está por llegar