El independentismo exhibe su fuerza en la Diada y mira ya al referéndum