La célula terrorista formada por jóvenes que nunca levantó sospechas