El Gobierno deja claro que la Iglesia no puede apropiarse de bienes públicos y dirá cuáles son del Estado