El atentado de Las Ramblas, desde una heladería