Torra apuesta por convertir la Diada en otro desafío independentista