Tensión y forcejeos a la entrada del instituto Ramón Llul de Barcelona