Iba a ser una fiesta y acaba en decepción: la concentración en las cercanías del Parlament