Cayo Lara califica el proceso de abdicación como "una maniobra oscura y palaciega"