Puigdemont reivindica un Estado propio y acusa al Gobierno de "humillar" a Cataluña