Los independentistas de Junts pel si, al borde de la mayoría absoluta