Los líderes políticos siguen ya el recuento electoral desde sus cuarteles generales