Los comerciantes, hartos de la huelga de los taxis