La subida salarial sigue sin cubrir el incremento de las facturas