Entra en vigor la nueva ley del alquiler con contratos más largos y precios vinculados al IPC