El déficit público cerró en el 6,62% del PIB en 2013, una décima por encima del objetivo