Los jubilados ganan la batalla del IPC, pero el Pacto de Toledo no mira al futuro