Cuando pensabas que lo habías visto todo, llega el gusano-rata