Las altas temperaturas provocan el aumento de incendios en la península ibérica