Aretha Franklin, la intérprete a la que todas las divas de la música se querían parecer