La gota fría deja varios pueblos de España asolados por las inundaciones