Acusan a la pareja de fraude por apropiarse de los 400.000 dólares que iban destinados al mendigo