Violeta y Julen sellan la paz con un largo abrazo