Tumbado en un sofá, sin camiseta, sin pantalones y una manta: el vídeo delicado de Jesús