Lo que no sabías de la cita de Santana y Melyssa: una pluma y unas esposas