Momento guindilla: cuando odias el picante y tus chicos te lo ponen en la tortilla