La preocupación de Sofía: “Que Kiko no esté enamorado de mí”