Los nervios le está jugando una mala pasada a Esther en la casa: Rubén no sabe si quiere seguir conociéndola