El juego de los objetos despierta los primeros piques entre las pretendientas de Miguel