Laura abandona el trono de David y deja claro que no le importaría coger el sobre rojo