Jesús se queda sin pretendientas por una confidencia y aquí termina su trono