Marina lo tiene más que claro: quiere conocer fuera a Alai