Fiama está loca por Álex pero... ¡quiere marcharse!