Comienzan los problemas en el trono de Miriam: Yeray no termina de encajar