La cita especial de Efrén y Ter comenzó con un juego muy artístico